Cómo disfrutar las fiestas de fin de año sin engordar
Cómo disfrutar las fiestas de fin de año sin engordar
Durante las fiestas de diciembre, las reuniones familiares y las comidas especiales hacen prácticamente imposible no comer de más. No es que falte fuerza de voluntad, sino que en esta época aparecen los menús más llamativos, suculentos y los dulces navideños (con su elevada cantidad de azúcares y grasas) están por doquier y es difícil resistirse a ellos.
Entonces surge la siguiente pregunta ¿Qué podemos hacer para no caer en excesos que nos pueden llevar a ganar uno o varios kilos adicionales en enero? A continuación algunos consejos que te pueden ayudar:
Cómo disfrutar las fiestas de fin de año sin engordar
En qué fallamos y su solución
Te pasas la tarde picando frutos secos

El error es dejarlos toda la tarde sobre la mesa. Déjalos ahí durante el café (o un poquito más) pero reemplázalos cuanto antes por una fuente de fruta pelada y troceada. Un ”pasabocas” más ligero que gustará a todos.

Los dulces navideños

Los dulces de Navidad son calóricos. De todos, el turrón de frutos secos es la mejor opción (tiene grasas cardiosalubles), pero cualquiera que sea el dulce que elijas. te conviene tomar una ración pequeña (no más de 25 g) y no saborearlo después de la comida. Es mejor merendarlo para no sobrecargar tanto el estómago.

Pruebas todo los que te ponen en la mesa

La clave es masticar bien y comer despacio. En las celebraciones se suelen servir multitud de platos distintos y como “comemos por los ojos” vamos picando de todo, rápido y mucho. Antes de servirte, deténte a pensar y elige las dos cosas que más te gustan. Mastica bien esos bocados y ve muy despacio. Un estudio reciente ha demostrado que al masticar más se come menos y aumenta la saciedad. Así te sientes “llena”y te controlas más.

Te gustan las salsas de los guisos típicos de Navidad y dejas el plato “limpio”

Sí, puedes “mojar” el pan, pero coge un trozo pequeño (que mida un par de dedos de grosor) y no te sirvas más de una cucharada de salsa. Así, controlarás la cantidad de pan y sobre todo, evitarás pasarte con la salsa que probablemente será rica en grasas. Ten en cuenta que no es el pan en silo que engorda sino lo que comes con él.

No controlas la cantidad de comida que te sirves

Tu opción son las raciones”mini”. Si ya sabes que sueles pasarte, pide que te pongan un plato pequeño, intenta servirte raciones pequeñas… De lo contrario, acabarás comiendo más de la cuenta.

Te da pena que sobre comida

Que sobre comida es habitual en las reuniones festivas y muchas veces son las sobras las que tiran por tierra el propósito de compensar los excesos, ya que por no tirarlas, las acabamos comiendo más tarde. Para que eso no te ocurra, haz raciones individuales con los restos y congélalas (la mayoría de los platos cocinados admiten el congelado) para disponer de ellas en otra ocasión o para re aprovecharlas más adelante.

Soluciones que ayudan a “quemar” los excesos

Si a media tarde te entra hambre, tu mejor opción es tomar un yogur sin grasa y acompañarlo con alguno de estos ingredientes que se ha demostrado que ayudan al organismo a quemar las grasas:

Canela: Según varios estudios, puede aumentar la termogénesis y, con ello, el gasto calórico del cuerpo.

Arándanos: Tomados con regularidad, ayudan a no acumular grasa, según la Universidad Femenina de Texas (EE.UU.).

Manzana: La Universidad de lowa (EE.UU.) asegura que comer su piel (que tiene ácido ursólico) ayuda a quemar calorías.

¿Tu estómago sufre?  Termina la comida con infusiones digestivas

Completar la comida con una aromática o un té en lugar de café puede ser un gran aliado para perder peso. La clave está en hacerla de plantas con efecto diurético, saciante, ligeramente laxante o depurativo.

Manzanilla: Si la bebes tras una comida copiosa, te ayudará a reducir la pesadez abdominal y los gases.

Boldo: Está especialmente recomendada para mejorar las digestiones lentas y la pesadez de estómago.

Diente de león: Es digestivo y ligeramente laxante. Puedes tomar hasta 3 tazas/día. Evítalo en el embarazo y la lactancia

Port Relacionados

Leave a comment