Formas efectivas de detectar el cáncer de seno
Formas efectivas de detectar el cáncer de seno
Cada dos horas fallece una mujer por el cáncer de seno. La recomendación continúa siendo la misma: la detección temprana es imprescindible, la cual se puede lograr mediante la mastografía.

A pesar de que en los últimos años la ciencia ha logrado un enorme avance en la identificación de los factores que influyen en el inicio y progresión del cáncer de mama, la recomendación continúa siendo la misma: la detección temprana es imprescindible, la cual se puede lograr mediante la mastografía.

La mastografía tiene el potencial de mostrar crecimientos anormales del tejido de la mama (tanto benignos como malignos) dos años antes de que sean clínicamente palpables. Pero lo más importante es que se pueden detectar cuando éstos son muy pequeños y, por consiguiente, fáciles de tratar.

Mediante este estudio se pueden detectar:

  • Macrocalcificaciones
  • Microcalcificaciones
  • Quistes
  • Condiciones benignas (no cancerosas)
  • Cáncer de mama

La autoexploración se debe realizar desde que las glándulas mamarias llegan a su desarrollo total, es decir, entre los 16 y 18 años de edad. Las mujeres menores de 35 años se pueden practicar un ultrasonido mamario, ya que las características de ese tejido (el cual está sujeto a los cambios hormonales) permiten un buen diagnóstico”.

Asimismo, se recomienda un examen clínico de las mamas cada 2 ó 3 años, a partir de los 20, y anualmente cumpliendo los 35 años. Se trata de una sencilla revisión visual y manual de las mamas realizada por el médico. A través de este examen se busca detectar alguna alteración que haya pasado inadvertida mediante la autoexploración.

A los 40 años

Para las mujeres mayores de 35 años, la mejor forma de prevenir el cáncer de mama es a través de la mastografía, la cual se debe realizar anualmente.
Para la realización de este examen, lo ideal es acudir a un hospital acreditado. El estudio requiere de un gran control de calidad, de principio a fin, para tener un buen diagnóstico.

Conocerse a sí misma

La autoexploración es básica en la detección del cáncer de mama . El propósito es detectar nódulos o descargas anormales de líquido por el pezón. Es importante que se realice después de la menstruación (de preferencia al séptimo día), en un lugar cómodo.

Además de la autoexploración palpable, la forma más adecuada de observar algún cambio en las mamas, es situarse frente un espejo con los brazos caídos por ambos lados del cuerpo y verificar la simetría de los senos, el aspecto de la piel y buscar zonas enrojecidas o bultos.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que, debido a que la mayor parte de la información sobre este tema está dedicada al cáncer de mama femenino, este padecimiento es desconocido por muchos hombres, pero ellos también lo pueden padecer. Al desconocer sus riesgos, reciben un diagnóstico tardío, reduciendo las posibilidades de un tratamiento efectivo.

Posts Relacionados

Déjanos un comentario